domingo, 5 de diciembre de 2010

El Carisma



¿Alguna vez en tu vida te has sentido tan bien que podías sonreír a las demás personas sin importar lo que pensaran de ti?, ¿Te has sentido tan confiado que parecía que tu pecho estuviese más inflado que nunca, respirabas optimismo y te sentías capaz de hacer cualquier cosa en ese mismo momento, inclusive lo que no te atrevías desde hace algún tiempo?

Es cierto que el carisma por su naturaleza es efímero, pero cuanto más te adecues a tenerlo dentro de tu cuerpo más fácilmente podrás crearlo y dirigirlo hacia el exterior. El Carisma se siente como un magnetismo y a veces se siente algo tan inmenso dentro de si.

La esencia del carisma
Mente
Haz buen uso de tu mente. Quizás el carisma no nazca de allí pero sí se magnifica mediante nuestros pensamientos optimistas. Las personas que se describen a sí mismas como entusiastas, alegres y motivadoras aunque en un principio no lo sean, pronto llegarán a serlo porque así funciona nuestra mente cuando queremos ser más carismáticos.

Tus pensamientos tienen un poder increíble sobre todos tus actos. Si no lo crees, prueba tener pensamientos negativos toda una semana. Piensa que eres un perdedor, que estás haciendo las cosas mal, que la vida no tiene sentido, júntate con personas que te hagan sentir patético. Pronto vas a sentir que la luz de tu interior se va apagando.

En cambio, si todo el tiempo piensas en positivo, que las cosas irán bien, que todo es un constante aprendizaje, que siempre tienes que atreverte a hacer cosas nuevas; si te dices a ti mismo: ‘’Eres un ganador’’ y te lo crees hasta que sea verdad entonces verás cómo tu mente puede ser muy útil para ganar carisma.

Una vez que notes la diferencia entre estos dos estados de ánimo que puedes proporcionarte con tu mente estarás haciendo un buen trabajo para conseguir la esencia del carisma.

Cuerpo
¿Has visto el lenguaje corporal de las personas carismáticas? No me refiero a los cuerpos esbeltos sino más bien a los gestos graciosos de forma natural que provocan simpatía y empatía, de quienes modulan su tono de voz de acuerdo a la ocasión, de quienes están moviendo sus manos y brazos al momento de hablar con los demás, de aquellos que son muy expresivos con su cuerpo, que abrazan a los demás sin vergüenza alguna.

Es de ellos de quién hablo. Si tu cuerpo está todo el tiempo tranquilo, más muerto que una piedra es imposible hacer que tus emociones internas vibren, así es imposible tener carisma.

Tienes que activar adrenalina en tu cuerpo para que se sienta más capaz de cualquier cosa. Tienes que interactuar y comunicar con tu cuerpo. Tienes que mover todo lo que está a tu disposición. Todo esto te ayudará a tener una confianza tremenda en ti y aumentarás tu carisma.
Si tienes una vida muy monótona y tranquila trata en la medida de lo posible de volverla más activa. Sal de la rutina y vive nuevas experiencias. Haz que tu cuerpo y tu mente fluya y se mueva.

Espíritu
Una persona carismática tiene extra-presencia y lo logra irradiar mediante la parte espiritual de su vida. Y no me refiero a estar leyendo libros espirituales ni meditar todos los días sino más bien gozar de la vida. El lado espiritual te hará gozar de ella, te dará la alegría de estar aquí y ahora, agradecerás el simple hecho de estar vivo este día.

Todos tenemos un lado espiritual, lo creas o no. Tenemos algo más que un cuerpo de carne y hueso por ello haz que eso brote de ti, que se exprese de manera positiva en las áreas de tu vida. Cultiva la parte espiritual de tu interior.

Ser espiritual es mejorar siempre como persona, he ahí la razón de por qué mayormente las personas carismáticas son exitosas.

Esta es la esencia del carisma, ni más ni menos. Sólo hay que llevarlo a la práctica. Especialmente en los días normales de la semana porque de nada sirve ser alguien más optimista, alegre y entusiasta al lado de tus amistades en las fiestas de los fines de semana si el resto de la semana sigues siendo el mismo aburrido de siempre.

Potencia la combinación de los tres ingredientes de la esencia del carisma: Mente, cuerpo y espíritu, para que tu poder sea realmente espectacular,que sientas tu presencia más carismática.

Ser carismático

Muchos dicen que es una cualidad innata de la personalidad, otros dicen que se consigue a base de mucho esfuerzo después de adquirir grandes habilidades de motivación y liderazgo. Ser carismático tiene algo que los demás no pueden describir, su presencia siempre conmueve a las masas y es casi inolvidable.

Imaginemos por un momento una reunión de amigos en casa. Todos se ponen a hablar entre ellos, ponen un poco de música, lo pasan genial, ríen entre ellos, se cuentan anécdotas graciosas… De pronto entra un jòven normal, todos lo miran y luego él empieza a saludar a todos de manera normal. Quizás algunas personas se han alegrado de verlo, los demás siguen metidos en sus monólogos. Esa persona no tiene carisma.

Ahora imaginemos la misma situación: Todos sentados en la reunión de amigos, divirtiéndose. Y entra él, el ser carismático, con una gran sonrisa, con los brazos abiertos, con una manera de vestir muy suya y grita a todo el mundo: ¡Hola!, como si se presentara en una obra de teatro. Imagina el impacto que causa y todos se alegran de verlo, incluso son ellos los que se acercan a él para saludarlo y abrazarlo. El carisma es como tener un magnetismo positivo.

El carisma es una cualidad de la personalidad muy apreciada por las demás personas ya sea en el entorno laboral, en las amistades o las relaciones con el sexo opuesto. Una vez leí un letrero que decía algo así como: ‘’Se necesita señorita con ganas de trabajar con nosotros, que sea carismática y sea responsable’’. ¡NADA MÁS!

Y es que las empresas cada vez están buscando más a personas que tienen una gran personalidad; y si el carisma es un rasgo de tu personalidad entonces tienes mucha más ventaja de quienes no la poseen.

La personalidad y carisma están muy relacionados entre sí. Si tu personalidad es de alguien introvertido, aburrido, sereno, rutinario pues será muy difícil que tengas carisma. Quizás tengas destellos de carisma como cuando estás en una gran fiesta a final de año y te diviertes como nunca o como cuando empiezas un gran negocio y estás muy ilusionado por hacerlo exitoso.

¿De qué sirve que las personas te conozcan en tu momento más glorioso si el resto de la semana vuelves a ser el aburrido de siempre?

Personalidad más carismática:

No solamente te enfoques en demostrar lo mejor de ti cuando estás conociendo a alguien que te gusta, o sea sólo una vez a la semana, sino también debes ser esa misma persona con tu familia, con tus amigos de siempre, con tus vecinos. Tienes que manejar bien la congruencia en todo momento de lo contrario no estás haciendo bien tu progreso personal.

Si quieres que tu personalidad y carisma se queden bien marcados en ti tienes que ser la misma persona con tus padres, tus hermanos, tu pareja y con todos (si tienes una mascota, ¡también!).

Si bien es cierto que no se puede tener el grado de confianza que un hijo le pueda dar a su padre como lo hace con su amigo, analiza la siguiente situación: Si estuvieras con tu padre y tu amigo al mismo tiempo en una reunión, ¿Te comportarías de manera muy similar con ambos? ¿O cuando estás con tu amigo te vuelves más extrovertido y cuando estás con tu padre te transformas en una máquina sin vida?

Algo de lo que me di cuenta de las personas que tienen una personalidad carismática y encantadora es que siempre son tal como son con todas las personas. Manejan muy bien su congruencia. Solamente tienes que enfocarte en este punto importante de tu personalidad y carisma y llegarás a tener mucho más éxito personal y profesional de lo que has conseguido hasta ahora. Sé que todo esto no es nada fácil pero siempre debes tener la misma manera de ser con las personas.

Esto se llama modelamiento. Si bien es cierto que muchas personas tenemos una personalidad y esta es como nuestro ADN, podemos agregarles nuevos rasgos a nuestra personalidad original. No debemos querer cambiar quienes somos, sino más bien agregar nuevas características que nos gustaría tener en nuestra personalidad y carisma.

¿Tienes amigos que despiden esa aura especial? ¿Conoces a personas líderes por naturaleza? ¿Conoces a alguien que exitoso más que por su trabajo, experiencia e inteligencia que lo sea por su personalidad y carisma? Trata de implementar rasgos de su personalidad en tu persona.

Tener personalidad y carisma es de personas que realmente quieren personalidad y carisma. Esforzarte mucho para tener personalidad y carisma te dará un poder de carisma mucho más grande que el de los carismáticos por naturaleza.

Reflexiòn:El hombre siempre ha tenido miedo al cambio. Lucha contra esto y empieza a mejorar tu personalidad y carisma de manera que dentro de un tiempo coseches los frutos de tu esfuerzo.

Escribe a:conductasexito@gmail.com
Blog:conductasexito.blogspot.com

4 comentarios:

Fernando Rodríguez dijo...

Carisma, es el deseo de servir, es tener en uno, la capacidad de atraer y fascinar. Todos tenemos carisma. Tal cómo se señala en este excelente artículo, lo podemos desarrollar tanto en la vida personal como profesional. De este modo, se logran los objetivos propuestos con mayor facilidad, pues se abren miles de puertas para la consecución de los objetivos impuestos y ¡¡Sólo por el carisma !! que despierta una persona.
Cuántas veces nos ha pasado que nos sentimos orgullosos de colaborar, ayudar o ser partícipe de un proyecto que ha personalizado para muchos, una persona Carismática??
Luego, sí está en nosotros, llegar a sentir el pecho lleno de orgullo como señala sabiamente María Eugenia; si aprendemos a ser carismáticos, llenos de ideales, llenos de entusiasmos que sean capaces de despertar en otros, el deseo de imitarnos o al menos, que estén de nuestro lado!!
Excelente reportaje, excelente reflexión, que nos regala con tanta sabiduría esta gran mujer, profesional y amiga, para el crecimiento personal de todos nosotros.
Desde Chile, Fernando Rodríguez Guzmán, @FRodriguezG

Anónimo dijo...

Felicitaciones, muy interesante el post, espero que sigas actualizandolo!

PersonalySocial dijo...

Llevo algún tiempo leyendo y escribiendo sobre carisma, y me ha parecido especialmente interesante la idea de la congruencia como elemento diferenciador de lss personas carismáticas, es una idea tan original como acertada. Efectivamente, la congruencia demuestra rasgos de personalidad acusados, y eso es básico para el carisma.

En realidad, la congruencia es resultado de una site de virtudes y valores como la seguridad, la confianza, la personalidad, la sinceridad, la honestidad y todos los valores resultantes de eliminar lo superfluo, superficial y presuntuoso de nuestras vidas.

Seguiremos profundizando en este tema.

Anónimo dijo...

Me parecio genial el post, muy educativo, justo lo que necesitaba