domingo, 16 de noviembre de 2014

Coaching personal: Tolerancia

Los buenos modales manifiestan valores profundos, como la comprensión, tolerancia y paciencia; sin ellos nada funciona. En este sentido, la tolerancia se relaciona con el respeto, ser capaces de aceptar las diferentes opiniones en torno a un mismo tema. Es que a las personas no las separa el tener diferentes metas u objetivos, las separa el tener diferentes valores. Por eso, la responsabilidad de la tolerancia reside en quienes tienen la visión más amplia.

Reflexión: El mono ve el pez en el agua, y sufre. Piensa que su mundo es el único que existe, el mejor, el real. Sufre porque es bueno, y tiene compasión. Lo ve y piensa, pobre, se esta ahogando, no puede respirar, y lo saca. Lo saca y se queda tranquilo, por fin lo salvé. Pero el pez se retuerce de dolor, y muere. Moraleja: No ayudes a otros sin su permiso. A veces queremos arreglar algo en ellos que ellos creen que no está mal. Se prudente. No creas tener siempre razón y que tu verdad sea LA VERDAD. Respeta otras opiniones y formas de vivir.Ten presente que: Lo que no es importante para nosotros, quizá si lo sea para los demás. Respeto y delicadeza siempre.

Lic. María Eugenia Hassan
Life Coach
Twitter: @Maruhassan
instagram.com/maruhassan

Tolerancia en la diferencia

Tiempo de lectura: 5min 20seg aproximadamente 
Somos diferentes en lo personal. Cada uno de nosotros ha sido formado con parámetros, consideraciones, creencias y valores propios y diferentes al resto de las personas aun cuando espiritualmente estemos hechos de la misma naturaleza. Nuestras diferencias personales nos separaran si nos fijamos en ellas al momento de relacionarnos y de convivir con la persona amada o con nuestro entorno.

Hay personas que desde el comienzo de cualquier relación ya están pensando que pueden lograr cambiar aquellas actitudes que le molestan de su futura pareja, compañero de trabajo, amistad o de algún familiar, una vez que se establece la convivencia o el compartir se pasan la vida queriendo cambiar o doblegar la forma de ser de su pareja, casi siempre con la intención de mejorar su condición de vida.

Ciertamente podemos aportar sugerencias positivas producto de nuestra experiencia a la otra persona, pero debemos aprender a respetar el proceso y el tiempo que le tome asumir la información que le dimos, para decidir si la incorpora o no. Ahora bien, cuando nos convertimos en personas perseguidoras del otro a través del sermón, la crítica o el juicio constante, corremos el riesgo de que esta actitud nos lleve a distanciarnos, a enfriarnos y hasta crear un resentimiento que nos impulse a agredirnos.

La agresividad es un gran enemigo a vencer por todos. Y no importa si la guardas dentro de ti o la dejas escapar, sus consecuencias te hacen tanto daño a ti como a los demás. La gente con un alto grado de estrés reacciona muy fácilmente, se vuelven personas hostiles que se violentan y reaccionan muy fácilmente, su margen de tolerancia es casi nulo. A pesar de las tensiones de la vida diaria debemos aprender a controlar nuestra agresividad, aprender a calmarnos para actuar con responsabilidad en lugar de reaccionar.

De esta manera podremos manejar la situación y los efectos que tiene sobre nosotros en lugar de que la situación nos controle a nosotros. Reaccionar a la injusticia es algo típicamente humano, pero no podemos permitir que un problema ya existente sirva para generar otro mucho más grave. Oponerse agresivamente es una manera segura de no llegar a ningún acuerdo.

¿Cómo reaccionas cuando crees tener la razón y los otros no se comportan de acuerdo a tus expectativas? ¿Atacas o te contienes y te amargas sin atreverte a decir nada? ¿O evalúas la situación, tomas distancia y con buena actitud y mucha comprensión tratas de solucionarla? Es normal molestarse por la injusticia, la viveza y la descortesía, pero discutir por ello crea siempre más tensión y puede empeorar la situación. Muchas veces tenemos que relacionarnos con personas difíciles que nos hacen sentir mal, es importante aprender a relacionarnos con ellas sin dejarnos afectar.

La comprensión, la paciencia, la comunicación y la tolerancia nos permitirán encontrar una solución. No es inteligente dejarnos contagiar del mal humor o la agresividad que puedan tener los demás, debemos aprender a manejar las situaciones difíciles con sabiduría, sin pelear, sin perder los estribos para terminar agrediendo a los demás. Todas las discusiones en donde nos dejamos llevar más por la emoción que por la razón, tienden a hacernos perder nuestra tranquilidad, a cambiar nuestro humor, hacernos perder el tiempo y usualmente a empeorar la situación casi siempre en contra nuestra. La emociòn nos impulsa a tomar acciòn y la razòn siempre nos lleva al camino de la conclusiòn.


Todo proceso de cambio trae como consecuencia: crisis, enfrentamientos, competencia, trampas, confusión e inclusive agresión... pero al final del proceso, las personas despiertan y toman conciencia a través de su propia experiencia, de cuál es su lugar y responsabilidad en el mundo. Pensar que las cosas cambiarán por sí solas o porque sentimos que merecemos que mejoren sin que intervenga nuestra voluntad y esfuerzo, el proceso puede ser muy equivocado, pues, sólo el trabajo personal, disciplinado y responsable traerá como consecuencia nuestra transformación interna y por ende el cambio de las circunstancias externas.

Las situaciones siempre cambian para dar paso a nuevas y mejores circunstancias en tu vida. Es importante que busquemos el balance, la equidad, de manera que podamos vivir con más derechos y responsabilidad. Rescatemos la confianza y el aprecio por el ser humano, el valor y el significado de la vida. Hagamos contacto con nosotros mismos para querernos y valorarnos más, para que podamos entregar lo mejor de cada uno de nosotros al mundo, tú que lees estas líneas en este momento, eres elegido para sonreír, para perdonar, para vivir con amor, para dar sin esperar recompensa alguna, para rociar el perfume de reconocimiento y gratitud a tu alrededor, para tener detalles, gestos y palabras amables con todas las personas que te rodean, para ayudar a conciliar las diferencias, para llevar a otros la paz y para estimular al mundo a vivir con compasión, conciencia, responsabilidad y libertad.

LO QUE LAS PERSONAS ESCONDEN
Cuantas veces detrás de una cara sonriente se esconden emociones, sentimientos o pensamientos negativos y tristes que se han guardado a lo largo de toda la vida y que todavía continúan estando ahí... esperando por ser aceptados y liberados por cada uno de nosotros en algún momento. Tal vez, tú eres una de esas personas activas, fuertes de carácter, que siempre tiene un comentario ligero y positivo para los demás, pero que cuando llegas a casa, al final del día, estableces contacto con la soledad y te resientes porque te recuerda un pasado no tan grato y las emociones relacionadas con él. Sí, hoy te escribo a ti, para recordarte la importancia que tiene el aprender a liberar todas esas emociones para sanar tu alma, de manera que toda esa fortaleza y entusiasmo que derrochas hacia los demás puedan también ser tuyos internamente.

¿Te sientes a punto de estallar? Es posible que tu alma te esté pidiendo a gritos hacer un alto en tu camino para reflexionar y tomar la decisión de liberarte de toda esa carga emocional. Quiero recordarte que tú eres la persona más importante de todas y que te mereces estar sana por dentro y por fuera, independientemente de un pasado del que no eres culpable. Es tiempo de recuperar la plenitud de tu vida, sin prejuicios, sin culpa, sin resentimiento, temores o consideraciones negativas que pudieran ser el producto del pasado.

No todo es personal A veces las personas se convierten en conflictivos a causa de su susceptibilidad. Constantemente están a la defensiva, criticando y juzgando a los demás por su comportamiento y actitud hacia ellos. Seguramente que al relacionarse con otros seres humanos la relación se vuelve mas difícil y delicada y las personas opten por alejarse, qué hace esto? aumenta el malestar y reacción y reafirma el sentimiento de abandono.

Detrás de cada persona susceptible muchas veces se esconde una persona insegura, con baja estima, que vive pendiente de la actitud, el comportamiento y hasta de los gestos que tengan las demás personas en especial los seres queridos, todo esto en busca de llenar la necesidad de saberse aprobado por ellos. ¡No puedes seguir viviendo de esta manera! Tienes que mantener una actitud diferente que te permita creer que nada te toca a ti personalmente a menos que tú lo permitas.

Cuando estableces un límite amplio y firme entre tú como individuo y todas las personas y las situaciones que vives cada día, te será más fácil experimentarlas sin afectarte por lo que pase con ellas. Piensa que no tienen nada que ver contigo, que son negocios, trabajo, diferencias que se pueden reconciliar. Aprende a vivir la vida suavemente, tomando lo mejor que te ofrezca cada experiencia y desechando todo lo negativo que puedas observar dentro de la misma situación. Puedes elegir sentirte bien contigo mismo, con lo que vives, con lo que tienes y con las personas que te acompañan a vivir.
No dependas de la aprobación de los demás. Ten confianza en tus capacidades, cualidades y valores. No dependas de los factores externos. Evita fijarte en lo que tienen o hacen las demás personas. Cada vez que mueves tu cabeza para fijarte en lo que tienen o hacen los demás, te confundes y te afectas. Concentra tu atención en lo que tienes y en lo que haces para conseguir lo que quieres, de esta manera podrás reconocer y disfrutar de tus logros aun cuando te parezcan pequeños. Crea tu propio mundo. Rodéate de las cosas que te hacen sentir bien, deja de esperar tanto de las otras personas, concéntrate en aceptarte, valorarte y quererte mucho, de esta manera te sentirás más a gusto con quien eres y con la vida que tienes.

¿PODEMOS CAMBIAR A OTROS?
En estos días recibí un correo de un lector y me contaba: Tengo un amigo del que todos abusan, es tan bueno que no puede decir que no, por esta razón ha perdido mucho dinero y bienestar. He tratado de ayudarlo a cambiar y no he conseguido nada, es muy terco. Pasa el tiempo y le siguen sucediendo las mismas cosas ¿Cómo puedo ayudarlo? Te pregunto a ti que lees estas líneas: ¿Cuántas veces has querido cambiar el comportamiento, la actitud o las decisiones de otra persona? ¿En cuantos momentos te has sentido frustrado al intentarlo y no conseguir ningún resultado? ¿Te has sentido alguna vez así? Es tiempo de hacer juntos una reflexión al respecto... ¿Podemos realmente nosotros cambiar el comportamiento de otra persona? Yo creo que no. Lo que sí podemos hacer es influir en ellos con nuestros comentarios y buenos sentimientos para que ellos reflexionen y consideren la posibilidad de tomar en cuenta y analizar nuestra propuesta, aun cuando la decisión final siempre sea de ellos.

Es el momento de recordar que no somos perfectos, todos tenemos una serie de cualidades que tenemos que aprender a reforzar y a usar y unas limitaciones que tenemos que aprender a aceptar y a superar. Todos los procesos de cambio son individuales y sólo podemos hacerlo a través de nuestra voluntad y trabajo personal.

PENSAMIENTO:

No hay nada repartido de modo más equitativo que la razón: todo el mundo está convencido de tener suficiente. René Descartes

Puesto que yo soy imperfecto y necesito la tolerancia y la bondad de los demás, también he de tolerar los defectos del mundo hasta que pueda encontrar el secreto que me permita ponerles remedio. Mahatma Gandhi
 
Hemos aprendido a volar como los pájaros y a nadar como los peces, pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir juntos como hermanos. Martin Luther King 
 
 Si las mismas ganas que ponemos en rechazarnos las pusièramos para respetarnos, querernos y amarnos, otra serìa la historia. Dochanlu

Nuestra tranquilidad y bienestar no dependen de las circunstancias que nos rodean, sino de como nos afectan cuando reaccionamos ante ellas.

 


Cuando quieras creer en alguien, cree en TI

















Lic. María Eugenia Hassan


Directora de Conductas de Éxito


Asesora personal, comunicacional y organizacional


Life Coach






Twitter: @Maruhassan


Facebook.com/conductasexito


instagram.com/maruhassan




martes, 5 de agosto de 2014

Coaching Personal: La Felicidad que buscamos.

Hoy en Conductas de Éxito reflexionaremos acerca de La Felicidad.

Lo llamamos felicidad, pero en realidad se trata de la paz que buscamos. Es decir, la falta total de ansiedad y de miedo. La paz interior no viene de conseguir lo que queremos, sino de recordar quiénes somos. Por eso, debemos fortalecer el coraje que no es mas que el precio que la vida exige que paguemos para ofrecernos paz. A veces, podemos decir como indica el proverbio chino: "El árbol quiere la paz, pero el viento no se la concede". Finalmente, debemos recordar que, como es dentro así es afuera: la paz interior lleva la paz a tu exterior.

Es importante tener en cuenta que no basta con hablar de paz y/o de felicidad. Uno debe creer y trabajar para conseguirla. La única persona que estará contigo toda la vida, eres tu mismo. Enfócate en tu camino y llegarás a lo que anhelas.

Siempre confía en ti mismo. Crea y desarrolla la clase de ser con quien serías feliz de vivir toda tu vida. El secreto de la felicidad es simple, averigua qué es lo que te gusta hacer y dirige todas tus energías en esa dirección. Espéralo todo de ti mismo y muy poco de los otros. La felicidad es una sensación de profunda satisfacción contigo mismo y con tus circunstancias. No elegimos las circunstancias de la vida pero si podemos elegir como reaccionar. Se trata de ti, de lo que tu puedes hacer.

Lic. María Eugenia Hassan
Directora de Conductas de Éxito
Asesora personal, comunicacional y organizacional
Life Coach
Twitter: @Maruhassan
Facebook.com/conductasexito
instagram.com/maruhassan

martes, 22 de julio de 2014

Despierta tu Voluntad.


Vivimos en un mundo donde todo sucede cada vez más rápido, donde el consumismo está a la orden del día, el golpe de suerte o la felicidad que nos prometen que alcanzaremos de un día para otro hacen que olvidemos nuestra realidad, la que está forjada con el esfuerzo y el reconocimiento de nuestras limitaciones y capacidades.

A muchas personas les resulta muy difícil conducir su propia vida y viven como a la deriva, sin saber muy bien por qué hacen las cosas o en qué dirección orientar sus esfuerzos... Hay una palabra que casi nunca tenemos presente y que nos haría falta recordar para aplicar su significado: la voluntad, que es la energía que nos impulsa a conseguir lo que queremos.

Muchas veces nos planteamos objetivos y metas que no alcanzamos o cumplimos por causa de la falta de voluntad para perseverar o enfocar nuestro esfuerzo para conseguirlos. La mayoría de las veces nos hace falta la voluntad para realizar actividades que tienen que ver con nosotros mismos.

Por esta razón es bueno recordar que la voluntad va de la mano de la autoestima. Estamos más dispuestos a realizar esfuerzos por otros y no por nosotros.¿Cuándo fue la última vez que te comprometiste en hacer algo y no lo lograste?¿Cuánto tiempo tienes tratando de levantarte más temprano y todavía no lo has logrado? Tal vez te hace falta un poco de voluntad...

Todos somos libres para elegir y decidir lo mejor para nosotros. Podemos crear la vida que deseamos o, por lo menos, tenemos la posibilidad de intentar tenerla. En este proceso la voluntad puede ser esa energía que nos permita desarrollar todas nuestras potencialidades y mantenernos en el camino que hemos elegido hasta conseguirlo.

Fortalecer la voluntad significa darle valor a las pequeñas cosas de la vida cotidiana. Reflexionar cada día, aprender de los errores. Estas son algunas de las bases del logro personal.

Hay que vencer: La flojera, el dejar las cosas para después, tener una baja autoestima, la ausencia de motivación, no tener metas... Siempre hay una excusa para justificarnos en la falta de acción. Evita ponerte metas a muy largo plazo o que escapen de tus capacidades y posibilidades, porque el no alcanzarlas te hará sentir frustrado y bajará tus ánimos.

Desarrolla La Voluntad


Identifica tus propósitos. Sólo tú sabes lo que quieres conseguir. Define tus metas con claridad y hazlo detalladamente, luego colocate objetivos. Desarrolla la disciplina.



Una vez que hallas elegido cuál propósito deseas alcanzar, elabora un plan tomando en cuenta las acciones que deberás implementar para lograrlo. Este puedes cambiarlo cuantas veces sea necesario, pero cuidado con comenzar a buscar excusas para no llevarlo a cabo.

Cambia tus creencias. Si eres de los que piensan y se repiten muchas veces que no puede hacer algo, intenta cambiar tu idea negativa y, simplemente hazlo. Cuida tus palabras.

Nuestra voluntad está influida por lo que pensamos y decimos. Comienza a hablar de forma positiva y afirmativa, escucha y reconoce tus frases negativas más frecuentes y cámbialas. Lo que decimos, muchas veces sin pensar, influye en nuestro estado de ánimo y puede levantarnos o apagarnos.

Deja a un lado tus limitaciones. Asume tus compromisos pero eso si primero comienza contigo mismo, ponte objetivos pequeños a corto plazo y esfuérzate por cumplirlos. Poco a poco se irá incrementando tu fuerza de voluntad. Esta es una buena base para alcanzar tus metas. Cultivar la voluntad requiere desarrollar la paciencia, la autoestima, la perseverancia y la disciplina. Al mismo tiempo nos abre la posibilidad de conectarnos con nosotros mismos.

¿Dònde està La Voluntad?
Eso de voluntad, esfuerzo, disciplina y educación son valores que quedaron en el olvido. Pero, en realidad, tomar las riendas de nuestra propia vida es difícil, y nos dejamos llevar por las circunstancias optando por soluciones fáciles, creyendo en promesas de otras personas que en el fondo de nuestro corazón sabemos que no pueden ser verdaderas.

Ademàs, nos dejamos guiar por lo que dicen otros sobre la situaciòn del paìs, el còmo te afecta, entre muchas otras cosas. Todos somos libres de elegir y decidir lo que es mejor para nosotros mismos, podemos seguir engañándonos o podemos comenzar ahora a forjar la vida que deseamos. Hagamos nuestra elección.


Tengamos presente que sólo la voluntad, el trabajo y la constancia son las herramientas fundamentales para lograr aquello que deseamos. Todos tenemos buenos propósitos, pero lo difícil es hacerlos realidad. El miedo al fracaso, el no saber por dónde comenzar, lo difícil del primer paso, el no sentirnos capaces, hacen que busquemos el camino fácil.

Como buenos seres humanos, desde que comenzamos cualquier proyecto tenemos altibajos emocionales y en ese proceso muchas veces dudamos, nos desanimamos, nos cansamos, nos deprimimos, perdemos la motivación, nos frustramos, pero siempre hay una energía mágica y poderosa dentro de nosotros que nos mantiene firme y todo comienza a evolucionar a pesar de la tempestad. Esto es la voluntad.

Ella nos permite desarrollar nuestras potencialidades y nos impulsa a no abandonar la ruta trazada. La voluntad nos permite renovar en el presente las decisiones que tomamos en el pasado, para mantener nuestros compromisos.

La voluntad implica darle la suficiente importancia a los pequeños logros cotidianos para apoyarnos en ellos, es mantener la mirada firme en nuestro objetivo y ver con cada meta lograda grande o pequeña, que cada vez estamos más cerca de nuestro sueño, es sentir la importancia del proceso que estamos desarrollando, como el objetivo al que queremos llegar, es tener la convicción de que si nos mantenemos firmes y no aflojamos, tendremos éxito en cualquier momento.

Una cosa es comprender el concepto y otra muy es llevarlo a la práctica, pues para fortalecer nuestra voluntad y alcanzar el éxito se requiere cambiar viejos hábitos y conductas muy arraigadas. Tenemos que empezar poco a poco, para poder sacar nuestros proyectos adelante.

Las soluciones instantáneas no existen, se requiere siempre de trabajo y constancia para conseguir lo que queremos. No te desesperes, desarrolla la paciencia, busca reconocer y alegrarte con los pequeños avances que realizas cada día, no te compares con los demás.

No pierdas la motivación Acepta que tu proyecto es un camino largo con subidas y bajadas, alegrías y dificultades que tendrás que transitar por completo. No pierdas de vista tu meta, focaliza tus esfuerzos. Tus metas deben ser realistas y posibles, deben ser concretas.

Nunca te dejes paralizar por el miedo ni desanimar por el fracaso, desarrolla tu estima y siéntete siempre superior a las circunstancias.

A travès de este video:
Podemos ver que todo en esta vida se puede alcanzar.
Claro, si lo deseamos!!!







Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor,
la electricidad y la energía atómica: la voluntad



Lic. María Eugenia Hassan

Directora de Conductas de Éxito
Asesora personal, comunicacional y organizacional
Life Coach
www.conductasexito.com
Correo: conductasexito@gmail.com
Twitter: @Maruhassan
Facebook: Facebook.com/conductasexito
instagram.com/maruhassan









jueves, 17 de julio de 2014

Reflexión. Coaching Personal

Reflexión: El mono ve el pez en el agua, y sufre. Piensa que su mundo es el único que existe, el mejor, el real. Sufre porque es bueno, y tiene compasión. Lo ve y piensa, pobre, se esta ahogando, no puede respirar, y lo saca. Lo saca y se queda tranquilo, por fin lo salvé. Pero el pez se retuerce de dolor, y muere.




Moraleja: No ayudes a otros sin su permiso. A veces queremos arreglar algo en ellos que ellos creen que no está mal. Se prudente. No creas tener siempre razón y que tu verdad sea LA VERDAD. Respeta otras opiniones y formas de vivir. Ten presente que: Lo que no es importante para nosotros, quizá si lo sea para los demás. Respeto y delicadeza siempre.












Lic. María Eugenia Hassan
Life Coach Conductasexito.com
@Maruhassan
facebook.com/conductasexito



miércoles, 9 de abril de 2014

Lidera tu cambio

Tiempo de lectura aprox: 4:21min  
Quiero comenzar por agradecer a todas las personas que se comunican conmigo y por sus palabras tan gratificantes. He decidido escribir para ellos, pero también para ti o para ese amigo que conoces y que atraviesa esa etapa difícil en su vida, y tienen miedo de comenzar, tomar una decisión y cambiar porque si no hacen nada a tiempo entonces deben tener presente que pocos saben cómo salir fortalecidos y convertir la difícil experiencia en un aprendizaje positivo, que les dé un mayor impulso para seguir adelante.

La vida es una escuela, donde cada una de las diferentes situaciones que vivimos cada día, con mayor o menor intensidad, representan la oportunidad permanente de reflexionar, de revisarnos, de aprender, de compartir o intercambiar con otros el producto de nuestra experiencia, para enriquecernos como seres humanos.


¿QUÉ ESPERAS?


La mayoría de las personas luchan a lo largo de su vida por lograr una cierta independencia; es decir, por tener la posibilidad de ser ellos mismos sin necesidad de buscar o requerir la aprobación y el consentimiento permanente de los demás. Y, ciertamente, cuando somos muy jóvenes, no tenemos la madurez, la experiencia, la responsabilidad, ni siquiera el conocimiento necesario para autoconducirnos, a pesar de que siendo adolescentes pensamos que sí podemos hacerlo.

Pero cuando llegamos a la etapa de adultos o cuando tenemos el sentido de poder percibir a conciencia nuestra vida y entorno, con la posibilidad de disfrutar de un cierto margen de tiempo de calidad para nosotros, es el momento para comenzar a vivir una nueva y diferente etapa de nuestra vida, donde podamos ser más auténticos, expresar con responsabilidad lo que pensamos y sentimos, ser más espontáneos para hacer aquellas cosas que nos provocan, que nos inspiran o que nos relajan.

¿Qué esperas para hacerlo? Piensa en qué te impide hacerlo y busca la manera de resolverlo. La verdadera libertad llega a nosotros, como consecuencia de la madurez, la experiencia, la responsabilidad y la conciencia que cada día vamos adquiriendo. En realidad, todo depende de la intención que tengamos y de la decisión valiente y entusiasta que tomemos de vivir como en realidad quisiéramos hacerlo.

LIDERAR TU CAMBIO
Algunas personas tienen miedo a los cambios, pero lo más sano de todo es tener presente que si tomaste una decisión y finalmente te das cuenta que fue un error, debes estar fortalecido para asumirlo y cambiar de rumbo de una vez.

Si decides cambiar de trabajo, estilo de vida, entre otros, hay que tener bien claro que si de pronto estás preparado sólo para hacer un tipo de actividad en especial, tú tienes el poder multidisciplinario, es decir dentro de ti hay mucho talento y potencial que es preciso conocer para que en caso de que no hagas lo que anteriormente estabas haciendo como actividad de trabajo, pongas en práctica muchos otros conocimientos que tienes y así continuar en tu trabajo, en tu vida.

Es que nada se estanca, todo es posible si tú deseas lograrlo, la felicidad y el éxito son para ti también porque tienes muchas cosas buenas que debes saberlas reconocer, identificarlas y hacerlas brillar. Finalmente debes seguir apoyando el cambio que haz decidido por tu voluntad y no decaer en el camino, ya que hay muchas vías que puedes tomar.

Lo importante es que seas feliz y estés contento con lo que haces. Uno es el resultado de lo que piensa y hace. Si esto lo ves de manera positiva, te auguro mucho éxito. Esto debe asumirse como una conducta que puedes aprender y poner en práctica desde hoy mismo. Liderar es un arte y para ejercerlo no es suficiente con el instinto que más o menos posees para ello.

Hay que desarrollarlo, conducirlo, guiarlo y ¿quién mejor que tú mismo(a)? El cambio implica el paso de un estado conocido a otro desconocido, y la incertidumbre que esto genera produce un aumento de inseguridad y, por ende, miedo o paralización. Siempre la última decisión la tienes en tus manos, eres libre de elegir tu actitud ante los acontecimientos de tu vida. Para crecer como personas, para madurar, para mantener un equilibrio emocional que nos permita responder a las exigencias del entorno, hemos de cambiar permanentemente.

No podemos quedarnos estancados ni decir "soy así, qué le vamos a hacer", si sabes o percibes que un cambio te permitiría ser más coherente, más eficaz y más feliz. Tu historia personal demuestra que como ente pensante y sensible que eres, cambias y evolucionas cada día. Y esa es una de las emociones que te ofrece la vida: Comprobar cómo te vas adaptando, cómo vas interactuando con tu entorno.

Es curioso observar cómo a lo largo de la vida los cambios en nuestra forma de ser se producen sin darnos cuenta. Modificamos el carácter como reacción a determinados acontecimientos y no como resultado de una planificación voluntaria. El cambio produce incertidumbre y temor, por esa razón la resistencia al cambio parece una actitud natural. Dejar de lado el temor y aceptar la realidad del cambio es el precio de la mejora. El cambio vendrá de todos modos y mejor que resistirlo es liderarlo.


"No todos los cambios producen mejoras, pero sin cambios no habrá mejoras". Liderar la mejora es liderar el proceso de cambio e implica liderar la acción que tomes sabiendo que todo lo que no recibe impulso no se mueve. Nada importante se logra sin un esfuerzo importante.


Cambiar para ser más nosotros mismos No podemos quedarnos estancados si sabemos que un cambio nos permitiría ser más coherentes, más eficaces y más felices. Para poder cambiar nuestra situación tenemos que transformar nuestra conducta, y es preciso ser sincero con uno mismo para variar el rumbo. Tu vida y tu personalidad la vas construyendo y liderando cada día, y un asunto tan esencial no puedes dejarlo en manos del azar ni de la voluntad de otras personas.

¿CÓMO APRENDEMOS DE NOSOTROS MISMOS?

Todo lo bueno y lo malo está dentro de nosotros mismos, estemos o no conscientes de esa realidad incuestionable. De todo esto, nos convencemos aún mucho más, cuando logramos introducirnos y tomar conciencia de nosotros mismos. La realización y mejoramiento de nosotros mismos no es más que el proceso permanente de toma de conciencia cada vez más profunda.

Por supuesto, esto, tal vez, sólo es realizable para algunos pocos que, difícilmente, conoceremos, hasta que nosotros no nos aproximemos a ellos, más de manera inconsciente y por atracción deliberada de ellos, que por una decisión consciente nuestra.

Entre las múltiples herramientas a nuestro alcance, tenemos, además de a nosotros mismos, a las apreciaciones y evaluaciones conscientes y a veces inconscientes que hacemos acerca de los demás. De los otros, lo que más nos enerva y exacerba, son aquellas de sus características similares a aquellas de nuestras propias características con las que más descontentos estamos al interior de nosotros mismos.

Evidentemente provocar un cambio positivo, es pasar de cualquier situación determinada a otra mejor y si entendemos que esto no es cuestión de suerte, necesariamente debemos liderar el cambio.


TÚ ERES UNA BUENA RAZÓN

-Apréciate y reconoce tus cualidades y mejores características, apóyate en ellas.
-Recuerda que todo sucede por alguna buena razón. No olvides que todo pasa, lo único permanente eres tú, que has sido el único testigo de todo lo vivido... toma en cuenta tus sentimientos y tus anhelos, como el punto de referencia para volver a levantarte.

-Se auténtico(a). Se tú mismo(a), deja de imitar a los demás. Vuélvete practicante de las enseñanzas que consideras parte vital de tu verdad. No olvides que más importante que los conceptos son tus actos.

-Procura en todo momento entregar lo mejor de ti sin esperar gratificación o recompensa alguna, sólo de esta manera podrás saber qué entregas con el corazón en realidad.

-No importa en qué lugar te hayan colocado las circunstancias o tus elecciones, este es el mejor lugar para dar lo mejor de ti, con excelencia, calidad y dedicación a tu mundo. Además, ahí es donde se encuentran las condiciones para tu aprendizaje en este momento, acéptalo y disponte a aprender cualquier lección pendiente.

-Aprender a aceptarnos y a crecer a partir de lo que somos y tenemos y no a partir de lo que quisiéramos ser o tener.

En consecuencia, confiar en nosotros es abrir la puerta para hacer el camino de nuestra vida, y es también la esperanza y la ilusión con la que se mueve una existencia que sabe de su sentido y proyecto allí donde vive.                            
Para reflexionar:
 
El fenómeno del liderazgo se deriva de la capacidad de mover a la gente, de inspirarla, de entusiasmarla y hacerla sentir capaz, valiosa y llena de poder.
El líder promueve cambios que transformen las limitaciones del presente en los beneficios del mañana, convence a todos que las cosas pueden ser mejores de lo que son y, sobre todo, muestra un camino para lograrlo.
Líder es, en esencia, aquel que es capaz de encontrar una salida en medio de la turbulencia, de ver oportunidades donde los demás ven obstáculos y de trasmitir optimismo y generar esperanza en la adversidad. Si algo hace un líder es despertar en al otro las ganas de querer hacer lo que tiene que hacer.
Si me preguntasen por dos sinónimos de liderazgo, dos términos que lo definan en su esencia, diría sin dudar estos: influencia y entusiasmo.
Los líderes buscan la construcción de relaciones basadas en la valoración, en el respeto, en la confianza.
Sin duda, una de las cosas más importantes que hace un líder es impactar la vida de otros.
Liderazgo tiene que ver con inconformidad. Ella le hace soñar, anhelar, desear, visionar y utiliza todas las energías del presente para construir las posibilidades del futuro.
Los líderes están por todos lados, vivimos rodeados de ellos. Silenciosos y serenos, humildes y poderosos, sencillos y profundos, van marcando nuestras vidas, sin proezas ni demostraciones, en la pequeña gran epopeya del día a día.
El liderazgo surge y se explica en los momentos de cambio y transformación en donde se cuestiona la realidad actual y se genera la imperiosa necesidad de cambiarla.
Liderazgo tiene que ver con mover gente. No hace falta multitudes. Basta con mover a una persona por un momento. Así de sencillo, así de simple, aunque parezca insignificante.
Al menos que sufra de alguna patología, nadie admira como líder a alguien que le humilla, que le descalifica, que le quita valor.
El liderazgo es un fenómeno relacional y emocional. Tiene que ver con “otros” y con “ganas”.
Pensamiento: Si tus acciones inspiran a otros a soñar màs, aprender màs, hacer màs y ser mejores, eres un lìder. Jack Welch


Lic María Eugenia Hassan
Directora de Conductas de Exito
Asesora personal, comunicacional y organizacional
Life Coach
Twitter: @Maruhassan





miércoles, 1 de enero de 2014

Feliz año: Los sueños se hacen realidad. ¡Da lo mejor de ti!

Comenzar un año representa una oportunidad única para hacer los cambios necesarios que nos permitan mejorar nuestra condición de vida. Es el mejor momento para asumir el compromiso de vencer viejos hábitos negativos y cambiarlos por positivos, con la posibilidad de renovar nuestro cuerpo, la mente y el espíritu, cambiando así nuestro estilo de vida. Comienza el 2014 con pasión, con ideas motivadoras y dispuesto a emprender la ACCIÓN .Así el camino hacia el logro de los objetivos se nos irá abriendo a medida que lo vamos recorriendo. Mantenernos activos nos permitirá estar enfocados en lo que deseamos lograr, mirar hacia delante, sin desanimarnos por aquello que no logramos este año, por el contrario, podemos reformularlo para el próximo.


Comienza el año con pensamientos renovados y positivos.Cambia tu energía.Proyecta.Flexibiliza para poder cambiar sin temor.Atrévete a dar el primer paso.Aprovecha todas las oportunidades de crecimiento.Aprende en todo momento, aún de los fracasos.Enfoca tu mente en lo que deseas. Visualízalo.Rodéate de gente positiva.Deja de esperar que las cosas sucedan. Ponte en marcha.Libera tu imaginación.Actúa con fe y compromiso.Eres el responsable de tu proyecto personalUtiliza todo tu potencial.Tu vida será lo que desees que sea.Sueña y piensa en grande.Si crees que puedes, PUEDES.VIVE.....Es mi deseo que en el próximo año puedan concretar todos sus sueños.Gracias por acompañar mi objetivo de crear puentes de comunicación.Feliz 2013!!!.Un regalo para que puedas reflexionarlo todas las semanas y tomar lo que mas de adapte a tu estilo de vida.

Desarrollo Personal 7 Días A La Semana

Día tras día las acciones que realizamos con el objetivo de incrementar nuestro desarrollo personal con un poco de esfuerzo diario, pero grandes los resultados que se pueden obtener.LunesNuestra semana esta hecha de pensamientos. Si los pensamientos son negativos, hay una gran probabilidad que el ambiente alrededor también lo sea; por otro lado, al desarrollar pensamientos positivos se crea una atmósfera de resultados positivos.Ejercicio de buena actitud, mira las cosas con bondad, toma los problemas con paciencia, practica compasión con todos los que te rodean. Nunca olvides que al dar también se recibe.MartesConvertirse en una fuente de armonía no es imposible. Se puede irradiar armonía de diversas maneras, por ejemplo, hablando francamente con los demás sobre tus necesidades y las de ellos; estableciendo límites, haciendo propuestas justas que beneficien a ambas partes, entendiendo los anhelos del otro.Otra forma de convertirse en un proyector de armonía es la la practica de virtudes, de forma que los demás vean en ti cualidades dignas de ser imitadas y que les llevarán automáticamente hacia una convivencia armoniosa en lugar de una ahogada en los conflictos.MiércolesEn la vida de cada ser humano es importantísimo que los sueños y las acciones esten alineados.No sirve de nada vivir soñando sin decidir actuar. Cuando soñamos y fundimos el sueño con la acción dejamos finalmente de ser solo soñadores, para volvernos visionarios y emprendedores.JuevesTodos enfrentamos diariamente una batalla, ya sea física, emocional o material. Y así como tú la enfrentas también cada ser humano tiene su propia batalla personal.Entender profundamente esta verdad es grandioso porque ella nos vuelve compasivos y amables con nuestro prójimo. Tratemos de mantener buenas relaciones interpersonales, ser mujeres y hombres sensibles para entender el sufrimiento del otro, porque todos llevamos algún dolor adentro.ViernesComo el agricultor que trabaja la tierra, que la siembra y la sostiene hasta que da frutos, así mismo tú eres el agricultor de tu propia existencia, se parte del oficio elevado de tomar aquello que parece imposible y entonces vuelve a sembrar las semillas (pensamientos, palabras, sentimientos, acciones) y aliméntalas con paciencia, con alegría, con buena voluntad.No esperes que los frutos surjan inmediatamente, pero mantente firme en la idea que sí saldrán.SábadoPor lo general, somos críticos e implacables con los otros; les corregimos, enderezamos y nos enojamos cuando no hacen lo que decimos o aconsejamos, queremos hasta vivir sus vidas y que sigan al pie de la letra nuestras instrucciones.Sin embargo con nosotros mismos somos a veces débiles de carácter, llenos de disculpas y pretextos, complacencientes y descuidados. Es necesario encontrar un equilibrio entre ser fuerte con uno mismo, sin abandonar la gentileza con nuestro propio ser, pero renunciando al creer que siempre tenemos la razón y que son los otros los que siempre están equivocados.Con los demás el equilibrio se da cuando agregamos la gentileza a la fuerza, cuando somos capaces de perdonar, entender sus debilidades y darles coraje para continuar.DomingoResuelve los problemas familiares -y en general todos los problemas- que van surgiendo con una mente abierta y un corazón compasivo. La compasión es lo que torna lo grave en ligero, lo imperdonable en perdonable, lo irremediable en remediable.Es una cuestión de dejar que esta compasión, dulzura y ternura original salga a flote y pase a ser parte de nuestra personalidad, volviéndose un elemento fundamental del carácter, llegando a ser una constante en la actitud de todos nuestros dias..

Conductas de éxito te desea: Que este nuevo año te brinde paz, amor, salud, armonía, unión, felicidad y prosperidad. Feliz año 2014.



Pensamiento: “Se mejor
cada día por numerosos que sean tus errores solo véncelos”
Mi regalo para ti!!! Disfruta de esta taza y lee el mensaje todos los dìas. 

Ten siempre presente que: Eres más valiente de lo que crees, más fuerte de lo que pareces y más inteligente de lo que piensas. Cree en ti!!!


Lic Maria Eugenia Hassan

Directora de Conductas de Exito

Asesora personal, comunicacional y organizacional

Life Coach



Twitter: @Maruhassan


                                                  
 
 

domingo, 18 de agosto de 2013

Ser fiel contigo mismo



La autofidelidad es la conducta correcta que debemos mantener en todo momento, es conocerse a sí mismo y ser coherente con lo que se dice y lo que se hace.

La mayoría de las veces pensamos que la fidelidad sólo se refiere al hecho de no traicionar a otras personas, pero lo cierto es que también existe la fidelidad con uno mismo, se trata de la autofidelidad. Todas las personas podemos desarrollar la autofidelidad, e incluso llegar a identificar aquellos aspectos de nosotros mismos que nos impiden ser lo que queremos ser y hacer. Es el valor que nos hace ser personas de una sola pieza, actuando siempre de acuerdo con nuestros principios y valores.

 
En definitiva, la autofidelidad es la firmeza personal con respecto a nuestros propios valores y creencias. El concepto de valor tiene que ver con lo que hace que un hombre sea ser humano, sin lo cual perdería la humanidad o parte de ella. El valor se refiere a una excelencia o a una perfección. Por ejemplo, se considera un valor decir la verdad y ser honesto; ser sincero en vez de ser falso.

Los valores son guías que dan determinada orientación a la conducta y a la vida de cada individuo y de cada grupo social hacia una vida más integral, los valores se adoptan, cobran forma y significado. En este sentido, cuando una persona posee todo este conjunto de valores, autoconocimiento y una personalidad definida, puede tener más claro el camino hacia la autofidelidad.

La autofidelidad es la conducta correcta que debemos mantener en todo momento, basada en lo que queremos y lo que hacemos, es actuar con autenticidad en todas las actividades que desempeñamos y ser fiel con nosotros mismos como seres humanos.

Con esta forma de ser podemos ser capaces de cumplir con mayor eficacia nuestras obligaciones, ser honesto y responsable en todos los aspectos de nuestra vida, pero sobre todo sin traicionar nuestras propias creencias y principios. La autofidelidad fortalece nuestras relaciones personales, nos construye como seres humanos, nos ayuda a ser sinceros, confiables y nos impulsa a ejercer un liderazgo positivo sobre nosotros mismos. La autofidelidad es un medio para fortalecer nuestro carácter, desarrollar la prudencia y un comportamiento verdaderamente auténtico ante nosotros mismos y ante los demás.

Como existe la autofidelidad, también existe la autoinfidelidad, que significa ir en contra de nuestros principios, violando nuestros verdaderos valores como seres humanos. En primera instancia, el problema de ser infiel consigo mismo es que somos muy susceptibles a la influencia de otras personas y lugares a los que asistimos; por temor callamos, evitamos contradecir la opinión equivocada o definitivamente hacemos lo posible por comportarnos según el ambiente para no quedar mal ante nadie.
 
No es posible formar nuestro propio criterio y carácter, si no somos capaces de defender los principios que rigen nuestra vida. Lo mejor es mantenerse firme, ser auténtico aún a costa del cargo, opinión o amistad que aparentemente está en juego. Claro que también hay que ponerse en los zapatos ajenos y hay que intentar decir las cosas sin herir a nadie, de hecho, se puede ser sincero sin lastimar a otras personas, pero lo que hay que controlar es no ir en contra de nosotros mismos con el objeto de complacer a otros.

Podemos suponer que actuando sobre la base de nuestras propias convicciones basta para ser fieles a nosotros mismos. La autofidelidad exige firmeza, es la sinceridad con uno mismo, es conocerse tal cual uno es y no olvidar la franqueza, que es simplemente la apertura y receptividad ante nuevos conocimientos, nuevas ideas y la capacidad que tenemos para cambiar.

Ser fiel a uno mismo significa conocerte muy bien, saber que talentos tienes, que dones, donde debes seguir potenciando esas virtudes, como también saber donde eres débil, que te afecta, como puedes convertir la debilidad en fortaleza, cuáles son tus valores, que sueños e ilusiones tienes, que te hace resonar y explotar de felicidad. Una vez que sepas todo eso, te has definido, has encontrado tu verdadera identidad, con lo que te convertirás en un Ser diferente y a partir de allí, podrás establecer y determinar con ilusión tus objetivos y metas, para hacerte una persona llena de luz.

SER COHERENTE CONMIGO MISMO
La coherencia con nosotros mismos requiere de voluntad para superar nuestro temor a ser "diferentes", con el deliberado deseo de ser mejores y ayudar a los demás a formar los valores en su vida. La coherencia exige también autoconocimiento (conocerse a sí mismo) para hacernos más firmes en nuestros principios, descubriendo su verdadero sentido y finalidad, lo que necesariamente nos lleva a ejercitarnos en los valores y vivirlos de manera natural.
 
Ser coherente con uno mismo es mostrar con hechos lo que decimos con las palabras que fluyen de nuestro pensamiento. Todo lo que decimos, hacemos, sentimos y pensamos debería ser exactamente igual o debería tener una relación muy estrecha, eso es coherencia. Ser coherente con uno mismo te traerá como consecuencia una vida equilibrada y llena de satisfacciones. Aquí no se trata de que te impongas una "vida correcta o ejemplar" para satisfacer a los demás con una forma de ser que no te pertenece en lo absoluto. La idea es que te sientas bien contigo mismo, que tus pensamientos, tus sentimientos, tus palabras y tus acciones sean el resultado de lo tú significas, no de lo que otros quieren que tú seas.

REVISA TU AUTOFIDELIDAD

Para saber con claridad si somos realmente fieles con nosotros mismos, es necesario saber con exactitud cómo está nuestra autofidelidad. Te sugiero que tomes un lápiz y papel para que comiences a reflexionar con lo siguiente:

* Examina si tus actitudes y palabras no cambian radicalmente según el lugar y las personas con quien estés. Asegúrate que en todo lugar todos tengan la misma imagen y opinión acerca de ti.

* Piensa que la fidelidad que exiges de los demás tenga la misma proporción de tu autofidelidad.

* Se prudente para elegir amistades, lugares y eventos. Así no tendrás que esconderte, mentir y comportarte en forma contraria a tus principios.

* Evita hacer trampa o cumplir con tus obligaciones a medias. Aunque sea lo más fácil y nadie se percate de ello por el momento.

* Revisa si lo que dices y haces se corresponde con lo piensas y sientes.

LA CLAVE ESTÁ EN EL AUTOCONOCIMIENTO

Es muy difícil que una persona sea fiel a sí misma si no sabe quién es, si no tiene claras sus metas en la vida, sus deseos o su vocación. Si nos preguntamos qué es lo que hace que nuestra vida tenga sentido, la respuesta a esta pregunta está en nuestro propio interior, en el lugar donde se encuentra nuestra verdadera esencia como ser humano, nuestro yo más profundo, nuestra vocación, la fuente de nuestra vitalidad y la fuerza que nos empuja en una dirección determinada.
 
Si no sabemos nada sobre nosotros mismos, no podemos conocernos lo necesario, es algo así como no conocer nuestra propia identidad. Cuando lo que hacemos con nuestra vida está de acuerdo con nuestro verdadero yo y estamos totalmente comprometidos con lo que hacemos, es entonces cuando nos sentimos más vivos y auténticos que nunca, porque nos estamos permitiendo ser quienes realmente somos y a expresarnos con toda nuestra intensidad.

La clave realmente está cuando comienzas a conocerte lo suficiente como para descubrir tu verdadera naturaleza y vocación, después es necesario luchar por realizarte de acuerdo con tu propio yo.

Comienza por afrontar tus sentimientos y hazte preguntas a ti mismo como por ejemplo; ¿Qué hago?, ¿Qué pienso?, ¿Qué siento?, ¿Qué quiero en realidad?

Saber responder a estas cuatro preguntas es fundamental porque nos ayuda a conectarnos con nosotros mismos, con nuestra propia esencia. Tenemos que aprender a estar en contacto con nuestros verdaderos sentimientos, reconocerlos, aceptarlos y trabajar con ellos para poder conocernos y saber valorarnos, esto nos lleva a la autofidelidad. Eso supone analizarnos a nosotros mismos, pensar e interpretar nuestro comportamiento.

SI SABES QUIÉN ERES, SABRÁS A DÓNDE VAS
Necesitarás meses o incluso años para encontrar el sentido de tu vida y el proceso de autoconocimiento que te durará toda la vida. Cuando una persona está siendo fiel a sí misma y está en su camino, encuentra más fácilmente aquello que necesita.

Algunos se lamentan, por ejemplo, de encontrarse siempre con las personas equivocadas que aparecen en su vida "por casualidad", que son siempre el mismo tipo de gente inapropiada, con quienes no se sienten a gusto y que nada tienen que aportarle. No sólo en las relaciones, sino también en el aspecto laboral y en otras muchas áreas de sus vidas, la mala suerte parece perseguirles hagan lo que hagan. Lo que sucede es que todo lo que encuentran en su camino se parece a ellos, es como un espejo.


En cambio, quien conoce su camino está siendo fiel a sí mismo y está mostrando al mundo su verdadero rostro, no un yo falso, por lo que no es extraño que atraiga a un tipo de personas que hacen que se sienta bien y le aporten algo. Por lo tanto, el principal indicador de que no estamos en el lugar correcto es esa sensación de que nada de lo que nos sucede, sea bueno o malo, es adecuado para nosotros y nuestro crecimiento, por lo tanto, no sentimos nada más que un estancamiento inútil y vacío. Es el momento de comenzar a conocernos y valorarnos, de esta manera tendremos la oportunidad de encontrar en la vida lo que queremos, lo que se parece a nosotros. Conócete a ti mismo y sabrás cuál es tu camino.

debemos confiar en lo que somos, que cada uno es lo que es, y eso no significa SER hay que descubrir quienes somos, cuál es nuestra esencia y que tenemos para aportar, así lo potenciamos y podemos avanzar hacia una vida plena, llena de luz y fidelidad.
Te invito a confiar en ti mismo, convencete de que tienes muchas virtudes, no prestes atencion a lo que otros dicen de ti. descubre tu esencia y se fiel a ti mismo. 

PENSAMIENTO: "El hombre no ha sabido organizar un mundo para sí mismo y es un extraño en el mundo que él mismo ha creado".

Bach, Richard: "Tu única obligación en cualquier período vital consiste en ser fiel a ti mismo".


Lic Maria Eugenia Hassan
Directora de Conductas de Exito
Asesora personal, comunicacional y organizacional
Life Coach
Twitter: @Maruhassan

 

jueves, 4 de julio de 2013

La actitud profesional garantiza el éxito

Todavía existe la creencia acerca de que el profesionalismo lo hace un titulo universitario, pero en realidad no es así.

El profesionalismo no es un asunto de papel o de colgar un titulo universitario en la pared, recuerda el viejo dicho “el papel lo aguanta todo” ...y también como aguanta una pared. El profesionalismo es una actitud personal basada en muchísimos elementos que hacen que un individuo sea considerado un verdadero profesional. Según el Diccionario de la real academia española la palabra actitud significa “disposición de ánimo manifestada de algún modo”.


El esfuerzo por capacitarnos lo mejor posible

Supone superar la desidia y la pereza, desechar todas aquellas costumbres que nos conducen a la pobreza y la rutina mental, superar el estancamiento profesional y evitar a toda costa el convertirnos en simples burócratas. No debe olvidarse que un trabajo verdaderamente profesional jamás descuidará el orden, la puntualidad, la constancia y, en general, el cuidado en todos los detalles.

En el continente latinoamericano es donde las personas realizan sus actividades con más horas de trabajo y una productividad de las más bajas del mundo. ¿No será la falta de profesionalismo la respuesta a este fenómeno? Es posible que así sea.

Debido a hechos tan simples y concretos como no cumplir con lo programado en el tiempo estimado, por ejemplo, se dijo que la reunión sería a las nueve de la mañana y comienza media hora después. Consecuentemente, terminará media hora más tarde de lo pensado, desequilibrando todo lo que viene a continuación. Muchas veces se retrasa la reunión sencillamente porque que no se asiste preparado: simplemente se improvisa y se van arrastrando los temas a tratar.

Mientras nos esforcemos por desempeñar nuestro trabajo diario de la mejor manera posible, no sólo nos hacemos mejores como personas, sino que servimos mejor a quienes nos rodean.


¿Qué significa realizar el trabajo de manera profesional?
Lo primero será poseer una cierta competencia intelectual para ejercer la profesión; lo que se traducirá en tener conocimientos y habilidades que permitan desarrollar el trabajo de manera profesional.Es aquí donde conviene hacer hincapié en lo importante que resulta, desde que se es estudiante (etapa de preparación y formación), plantearse el estudio como una actividad seria y "profesional".

En efecto, ya esta primera etapa constituye un trabajo que debemos realizar lo más perfectamente posible, y será la base de todo nuestro posterior desempeño. Ya desde estudiantes debemos tener un desempeño adecuado para ir de la mejor manera instruyéndonos en una determinada disciplina e ir adquiriendo algunos hábitos que serán determinantes en nuestro futuro laboral. Para un estudiante su estudio debe constituir una obligación seria.

Actualmente para cualquier trabajo que se realice, la formación no termina nunca. Además, estamos inmersos en un mundo altamente competitivo que nos obliga a buscar una constante superación profesional. La oferta y posibilidades que se encuentran en el mercado para especializarse es cada vez mayor. También las empresas ofrecen a menudo cursos de capacitación, encuentros, conferencias etc., para que todas aquellas personas que buscan un desempeño serio de su profesión los aprovechen.


¿Què es el profesionalismo?

Cuando digo profesionalismo, me refiero a trabajar de manera correcta; ésa es la forma en que logramos nuestro perfeccionamiento humano, profesional y espiritual. De manera que no podemos tener cualquier actitud en una materia de tanta relevancia como el trabajo.

Por ejemplo, hay individuos que poseen un titulo universitario, pero no son profesionales en su actitud para el trabajo, en cambio hay otras personas que no poseen ningún diploma o titulo sin embargo tienen un altísimo grado de profesionalismo. Con esto quiero decir que el profesionalismo no lo hace un titulo sellado por una universidad o cualquier institución, el profesionalismo significa la actitud de la persona en su desempeño laboral.

Cada persona tiene capacidades que ha recibido gratuitamente y una vocación que desarrollar, me refiero a los talentos. Este desarrollo significa y exige desempeñar el trabajo de manera profesional porque estamos obligados a ser responsables de nuestras acciones y elecciones libres.

Hay que tener en cuenta que es precisamente a través de la profesión, empleo u oficio que se coopera con el bien común de la sociedad. En ella, cada uno de sus miembros, mediante su trabajo y responsabilidad, aporta su capacidad particular. Cada persona, cada trabajador, tiene un potencial de entrega que materializará muchas veces en el desempeño de su actividad profesional.

Por otra parte, tener una actitud profesional nos permite humanizarnos, es decir, resulta un medio que nos ayuda a ser mejores seres humanos en la medida en que trabajamos bien, porque es la manera más natural en que descubrimos y ejercitamos las relaciones interpersonales. De modo que es importante la actitud frente al desempeño laboral, por la riqueza y variedad de objetivos que cumple como actividad humana dentro de nuestra sociedad.


¿Cómo se garantiza el éxito?
La mejor garantía de éxito y prestigio profesional radica en el cumplimiento leal y exacto de nuestros deberes dentro de nuestra actividad.


Es un hecho que los clientes huyen de los improvisadores, de las personas que no cumplen correctamente con su trabajo y de todas aquellas actitudes que en alguna medida desprestigian una profesión.

Quizás los latinos nos caracterizamos por ser muy ingeniosos a la hora de tener que improvisar y también muy creativos para conseguir una solución de última hora. Aparentemente, puede haber algo positivo en ello "nadie duda de que tenemos creatividad", pero lo cierto es que detrás de todo hay, quiérase o no, falta de profesionalismo.


Pensamiento: Uno es para siempre responsable de lo que domestica. Antoine de Saint Exupery

La integridad del hombre se mide por su conducta, no por sus profesiones. Juvenal

Hace falta para cualquier ámbito: Voluntad de superación, esfuerzo, perseverancia y satisfacción por el trabajo bien hecho. Toni Nadal

Escribe a: conductasexito@gmail.com

Tu Blog: http://conductasexito.blogspot.com