jueves, 23 de septiembre de 2010

Reflexiòn: Los patos hacen bulla – Las Águilas vuelan

Conductas de èxito comparte contigo una historia que sin duda es de gran ejemplo para aplicar en nuestro crecimiento personal y profesional.Ademàs es un gran aporte para que podamos reflejar ese aprendizaje en cualquier actividad que nos desempeño.Sea tu oficio, profesiòn, carrera, Ama de Casa, estudiante. Es para ti como ser humano.Solo trata de relacionar esta lectura con tu vida,tu estilo y adapta lo que màs veas adecuado para ti.
Esta publicaciòn de hoy es gracias a nuestro amigo Fernando Rodriguèz @FRodriguezG -Chile-.
Los patos hacen bulla-Las Àguilas vuelan

Nadie puede hacer que usted preste un buen servicio a las personas, esto porque un buen servicio es una alternativa.

Harvey Mackay, nos cuenta una maravillosa historia acerca de un taxista que prueba este punto.

El estaba haciendo fila para poder ir al aeropuerto. Cuando un taxista se acerco, lo primero que Harvey noto fue que el taxi estaba limpio y brillante. El chofer muy bien vestido con una camisa blanca, corbata negra y pantalones negros muy bien planchados, el taxista salió del auto dio la vuelta y le abrió la puerta trasera del taxi a Harvey.

Le alcanzo un cartón plastificado y le dijo: yo soy Wally, su chofer, mientras pongo su maleta en el portaequipaje me gustaría que lea mi Misión.

Después de sentarse, Harvey leyó la tarjeta: Misión de Wally: “Hacer llegar a mis clientes a su destino final de la manera mas rápida, segura y económica posible brindándole un ambiente amigable…

Mi amigo Harvey quedo impactado. Especialmente cuando se dio cuenta que el interior del taxi estaba igual que el exterior, limpio sin una mancha!

Mientras se acomodaba detrás del volante, Wally le dijo, ¿Le gustaría un café? Tengo unos termos con café regular y descafeinado. Mi amigo bromeando le dijo: “No, preferiría una soda’ Wally sonrío y dijo: “No hay problema tengo un conservador con Coca Cola regular y dietética, agua y jugo de naranja. Casi tartamudeando, Harvey le dijo: “Tomare la Coca Cola dietética”

Pasándole su bebida, Wally le dijo, “Si desea usted algo para leer, tengo el Wall Street Journal, Time, Sport Illustrated y USA Today…”

Al comenzar el viaje, Wally le paso a mi amigo otro cartón plastificado, “Estas son las estaciones de radio que tengo y la lista de canciones que tocan, si quiere escuchar la radio”

Y como si esto no fuera demasiado, Wally le dijo a Harvey que tenia el aire acondicionado prendido y si la temperatura estaba bien para el. Luego le aviso cual seria la mejor ruta a su destino a esta hora del día. También le hizo conocer que estaría contento de conversar con el o, si Harvey prefería lo dejaría solo en sus meditaciones. …

“Dime Wally, le pregunto mi asombrado amigo: ¿siempre has atendido a tus clientes así?”

Wally sonrió a través del espejo retrovisor. “No, no siempre. De hecho solamente los dos últimos dos años. Mis primero cinco años manejando los gaste la mayor parte del tiempo quejándome igual que el resto de los taxistas. Un día escuche en la radio acerca de Wayne Dyer un “Guru” del desarrollo personal.

El acababa de escribir un libro llamado “Tú lo obtendrás cuando creas en ello”. Dyer decía que si tu te levantas en la mañana esperando tener un mal día, seguro que lo tendrás muy rara vez te frustraras. El decía, “Para de quejarte” Se diferente de tu competencia. No seas un pato. Se un águila. Los patos hacen bulla y se quejan, las águilas se eleven encima del grupo.

Esto me llego aquí, en medio de los ojos, dijo Wally. Dyer estaba realmente hablando de mí. Yo estaba todo el tiempo haciendo bulla y quejándome, entonces decidí cambiar mi actitud y ser un águila. Mire alrededor a los otros taxis y sus chóferes… los taxis estaban sucios, los chóferes no eran amigables y los clientes no estaban contentos. Entonces decidí hacer algunos cambios. Uno a la vez. Cuando mis clientes respondieron bien, hice más cambios.

Se nota, que los cambios se han pagado, le dijo Harvey.

Si, seguro que si, le dijo Wally. Mi primer año de águila duplique mis ingresos con respecto al año anterior. Este año posiblemente lo cuadruplique. Usted tuvo suerte de tomar mi taxi hoy.. Usualmente ya no estoy en la parada de taxis. Mis clientes hacen reserva a través de mi celular o dejan mensajes en mi contestador. Si yo no puedo servirlos consigo un amigo taxista confiable para que haga el servicio.

Wally era fenomenal. Estaba haciendo el servicio de una limusina en un taxi normal. Posiblemente haya contado esta historia a mas de cincuenta taxistas, y solamente dos tomaron la idea y la desarrollaron. Cuando voy a sus ciudades, los llamo a ellos. El resto de los taxistas hacen bulla como los patos y me cuentan todas las razones por las que no pueden hacer nada de lo que les sugería.

Wally el taxista tomo una diferente alternativa. El decidió dejar de hacer bulla como los patos y volar por encima del grupo como las águilas.

(también se debe aplicar en la vida diaria, la felicidad, el amor, estado de ánimo…etc., todo depende de uno mismo)

Definitivamente voy por El Águila.

¿Y TU? ¿Qùe deseas ser? Puedes responderte a ti y ponerlo en pràctica. Si deseas compartir tu reflexiòn puedes hacer tus comentarios aquì en el blog.

En toda esta historia podemos decir que el tiempo y la toma de decisiòn juegan un rol muy importante. El tiempo, como unidad temporal, es algo tan abstracto que a veces escapa de nuestra capacidad de concepción.Puede ser medido en segundos, minutos, años.Pero también en emociones vividas y otro tipo de circunstancias. Lo mas interesante es saber que todos despuès de leer este artìculo lo entenderan desde una perspectiva particular.

Pensamiento: Para tomar la decisión mejor, en esta fase es necesario que te concedas todo el tiempo para reflexionar con calma. Evalúa cada aspecto de la situación. Debes comprender y observar cada detalle antes de actuar. SONY RIVERA

Escribe a: conductasexito.blogspot.com
Blog: conductasexito.blogspot.com

1 comentario:

Fernando Rodríguez dijo...

Este cuento o historia, la traspasé a mi amiga María Eugenia para que sea dada a conocer a miles de personas y cómo felizmente su blog es visitado por millares, estamos por buen camino.
Tal como lo dice María Eugenia en su introducción lo relevante es nuestra actitud desde la posición en que nos encontremos. A veces no hay que tener miles de títulos y doctorados de las más prestigiosas universidades, para darle un sentido de éxito a nuestra vida....incluso la señora que nos vende las zanahorias o la fruta en algún modesto puesto y sus kilos pesan 1.100 gramos o sus docenas son de trece unidades, son actitudes positivas, que hace que sus vidas sean prósperas en todo sentido; o ese señor que nos lustra a veces los zapatos y nos habla con más sabiduría que el mejor filósofo, o esa mujer que lava la ropa ajena a mano, que le faltan 25 dientes en su boca y nos regala la mejor de su "sonrisa", hacen que sea una persona, aunque tal vez sufrida en cosas materiales, tenga una actitud positiva en la vida y se sienta satisfecha y pagada por Dios.
Eso es lo rescatable de la historia que se nos presenta y nos llama María Eugenia a seguir con mucha pasión, entrega y entusiasmo.
Por mi parte, un modesto llamado a las personas y a los empresarios a que involucren en sus organizaciones productivas a profesionales del área de crecimiento personal, pues si lo hacen y llevan a cabo las ideas propuestas, les aseguro que sus resultados de armonía laboral ( muy importante) y crecimiento económico, no se demorarán en concretarse.
Desde Chile, Fernando Rodríguez Guzmán.