domingo, 29 de agosto de 2010

Recurso humano: ¿Recurso?

En toda Empresa, Instituciones privadas y pùblicas, en las Pymes,Centros acadèmicos, y en cualquier lugar donde se genere economìa en grande o pequeña cantidad existe Recurso Humano.Pero realmente al Humano se le debe llamar ¿Recurso?. Analicemos bien que son Recursos; entiendase que son: Bienes, medios o riqueza. Conjunto de medios disponibles para resolver una necesidad o llevar a cabo una empresa. Recursos naturales, hidráulicos, forestales, económicos, humanos.

Cuando la empresa considera a los humanos como recursos, los está considerando en el mismo plan que sus bienes, sus pertenencias (riqueza) o como un medio para conseguir sus objetivos personales. Como cualquier recurso, los recursos humanos son susceptibles de ser contabilizados, medidos, pesados, controlados y utilizados como cualquier otro bien o medio de la empresa, es decir de un modo racional, objetivo e impersonal. Los recursos tienen un costo, una rentabilidad, son aprovechables y sumisos a los cálculos económicos como los recursos financieros, técnicos y materiales de la empresa.

Considerar a los humanos como recursos nos lleva a considerar nuestra relación con ellos desde una óptica legal, y no moral, y sabemos que son dos puntos de vista que no son siempre iguales, ni parecidos.

Siendo recursos, los humanos no sienten, no opinan, no se motivan, ni se consideran; son bienes, medios para conseguir nuestros fines. Este planteamiento tiene un serio sabor a post taylorismo ¿no?(Ver Taylor al pie de pàgina). Cabe preguntarse si los empleados de las empresas de hoy se identifican con un medio al servicio de los objetivos de los propietarios industriales.

Cuando los plebeyos o pueblo se separaron de los patriarcas o dueños y se refugiaron en la romana Colina, Cicerón(Ver al final de pàgina) les contó la historia de los miembros y del estómago. Les explicó que el estómago moriría si los miembros dejasen de recoger y traerle alimentos, pero que también morirían los miembros si el estómago no transformara estos alimentos en energía. Cicerón les mostró la interdependencia y las relaciones simbióticas, en las que nadie puede desarrollarse sin la existencia del otro.

La historia tal como la he leído no precisaba si Cicerón contaba lo mismo a los dueños, espero que sí. En todo caso, cuando la empresa habla de sus Recursos Humanos, me parece que necesitaría un Cicerón moderno, quien podría argumentar que la propiedad empresarial y los trabajadores son en realidad socios en el negocio. El capital estómago necesita tanto a los miembros trabajadores como es cierta la recíproca.

Las personas no son un instrumento de la organización, sino que forman la organización. La organización no dispone de personas, sino que se encuentra formada por personas. Actualmente el nombre se modernizò se le denomina: Gestiòn del Talento Humano. Pero aùn su esencia es identica.

Tal vez este cambio de perspectiva debiera formalizarse en un nuevo nombre para la función. Tal vez en lugar de Recursos Humanos debiéramos hablar de Asuntos Humanos y esto, a su vez, nos llevaría a replantearnos si el título de Director de Recursos Humanos es correcto. ¿Se dirige a un socio, o se colabora y negocia con él? Por mi parte paso la palabra para que seas tu quien me diga tu valiosa opiniòn segùn tu experiencia.

Sin dudas, mas profesionales de tìtulos o de actitud si son tomados en cuenta realmente por su VALOR MORAL, estos generarían una mayor renta y riqueza para cualquier país.

Escribe a: conductasexito@gmail.com
Blog: conductasexito.blogspot.com


Taylor:El taylorismo, denominado por el estadounidense Frederick Winslow Taylor, corresponde a la división de las distintas tareas del proceso de producción. Este fue un nuevo método de organización industrial, cuyo fin era aumentar la productividad y evitar el control que el obrero podía tener en los tiempos de producción.Este intentó eliminar por completo los movimientos innecesarios de los obreros con el deseo de aprovechar al máximo el potencial productivo de la industria. Hizo un estudio con el objetivo de eliminar los movimientos inútiles y establecer por medio de cronómetros el tiempo necesario para realizar cada tarea específica.Por ende bajò los costos de producciòn por pagar menos salarios.

Ciceròn:Reconocido como uno de los más importantes autores de la historia romana, es responsable de la introducción de las más célebres escuelas filosóficas helenas en la literatura republicana, así como de la creación de un vocabulario filosófico en latín. Gran orador y reputado letrado, Cicerón centró toda su atención en su carrera política. Hoy en día es recordado por sus escritos de carácter humanista,filosófico y político.

2 comentarios:

Fenareta dijo...

Interesante post. Se hace necesario un cambio en el concepto de empresa y en la filosofía que lo sostiene. Menos pensar en Recursos y más pensar en Proyectos.

Fernando Rodríguez dijo...

Hoy en día, lamentablemete para algunas empresas, su personal, el eslabón más relevante y gravitante de la organización, pasó a ser un bien, tal como lo señala María Eugenia en su artículo. Más aún, pasó a ser un mero número, que está debidamente cotizado, medido, evaluado y cuyo rendimiento debe reportar sólo beneficios económicos. En la medida que esta situación se mantenga, las organizaciones estarán cada vez más propensas al descalabro económico, toda vez que la fidelidad, lealtad, honradez, ética profeional, compromiso, sentido de pertenencia, que los empleados de una firma, puedan tener con su organización, son valores que sí deben ser al menos considerado, no en los balances, por supuesto, pero sí a la hora de evaluar los resultados.
Aún hay gerentes que no visualizan el costo de la rotación de su personal, que es sin duda altísimo, precisamente, por las faltas de consideración con sus colaboradores. Muchas veces, los profesionales, técnicos, administrativos de una organización, esperan desde luego un sueldo aceptable, que puede o no llenar sus expectativas; pero por sobre todo, siempre esperan que se les consideren personas y no un recurso, que se exprime hasta extraerle su última gota; esperan, un ambiente grato, esperan, aún siendo el elemento "menos importante" en una rara escala de valores; ser escuchados y valorados, pues todos, tienen siempre algo que aportar.
Los ejecutivos que así han entendido, a sus colaboradores, tienen un plus que sin duda se reflejará en sus resultados económicos, como consecuencia de un efecto deliberadamente establecido. De otro modo, los efectos negativos, también serán la consecuencia de políticas erróneas, al menos en lo que respecta al personal.