sábado, 21 de agosto de 2010

¿Quieres vivir una vida diferente?


Hoy en Conductas de èxito quiero comenzar con esta pregunta: ¿Quieres una vida diferente?, no la respondas tan rápido, por favor reflexiona este artículo, pero antes te digo que "decide lo que deseas… crees que puedes tenerlo, crees que lo mereces, crees que es posible para ti", esta es una afirmación que debes tenerla presente ya que todo en la vida es posible si tú realmente así lo deseas.

Si queremos tener una vida diferente y sentirnos plenos con ella, es importante que aprovechemos al máximo los recursos y las oportunidades que se nos presentan cada día. El bienestar y el éxito no dependen de la suerte, ni del cambio o el impulso que nos den las demás personas, sino de una serie de decisiones acertadas y acciones oportunas dirigidas a la consecución de nuestras metas personales. Las personas de éxito son aquellas que identifican sus sueños, que se fijan un objetivo de vida y toman la decisión irrevocable de conseguirlo; dirigen todas sus acciones a la consecución de sus propósitos, haciendo que los tropiezos y el fracaso sean parte del aprendizaje y del proceso que los llevará a conseguir el éxito.


Tener visión de futuro es una de las claves de toda persona exitosa, pues sólo así sabe en qué dirección deberá dar los pasos y las acciones necesarias para orientar su vida hacia un objetivo determinado. El éxito no debe estar solamente asociado a la consecución de metas materiales, pues es posible que al conseguirlas continuemos experimentando el mismo vacío existencial que teníamos inicialmente, por eso, también deberás incluir las metas de vida, esenciales, que nos proveen de satisfacción y plenitud personal.

EL ÉXITO PERSONAL

Es importante mantener una actitud positiva y entusiasta, sin pensamientos negativos o pesimistas. Fortalece la confianza en ti mismo y recuerda que tú eres tu mejor amigo y aliado, la única persona que te acompañará a lo largo de la vida. Confía en tus capacidades, talentos y experiencias y cada vez que lo necesites, recuerda algún momento difícil que hayas superado en el pasado, renueva el optimismo y la confianza. Piensa siempre que tú eres una persona capaz de lograr lo que te propones y que estás haciendo lo que te gusta.



Busca aquellas cosas que en verdad te apasionan, porque solamente, si amas lo que haces, podrás contar con la fortaleza, el valor y la voluntad necesarios para perseverar en la búsqueda y la realización de ese sueño. Trabaja con excelencia, evita caer en la mediocridad a la que nos lleva el desánimo y la pérdida de la motivación. Concentra tu atención en cada paso que das y aprende a disfrutar del recorrido, así lograrás llegar más pronto de lo que imaginas y con una sensación de que valió la pena cada paso o recodo del camino. Concentra tu atención en la meta que deseas conseguir y que cada día te preguntes: ¿Qué puedo hacer hoy para conseguir mi meta?. No importa el tamaño de tu acción, lo determinante será mantenerte siempre en movimiento con entusiasmo, pasión y mucha convicción.

LA VIDA ES PARA DISFRUTARLA Y NO SUFRIRLA

En muchos momentos nos gustaría que las cosas se resolvieran o que se nos dieran de la mejor manera, sin tener que hacer esfuerzo alguno para conseguirlas, como por arte de algún tipo de magia, inclusive, hay personas que constantemente buscan la manera o el medio para que la buena suerte impacte sus vidas y las cambie para siempre. Para lograr esto debemos prepararnos y aprender las técnicas para enfrentar y resolver cualquier eventualidad que se nos presente, de manera que podamos usar las diferentes circunstancias a nuestro favor. Pues, sólo con preparación, trabajo y perseverancia podremos transformar y mejorar las condiciones que determinan nuestro estilo de vida.

Identifica qué es lo que sabes hacer muy bien. Es muy importante saber en qué somos buenos. Conocer nuestros talentos, cualidades e intereses hará que nos sintamos a gusto y que el trabajo o la tarea a la que nos dediquemos sea más sencilla y exitosa de cumplir. Establece un plan de vida. Crea un gran proyecto con metas pequeñas y realistas a corto, mediano y largo plazo. Todo tiene su momento, sé paciente, lo más importante es que estés preparado y alerta para cuando te llegue. Mantén una actitud entusiasta y positiva. Todo pasa y en lugar de preocuparte actúa. Pregúntate: ¿Cómo puedo solucionarlo? Y dedícate a darle solución. No te dejes desanimar por los comentarios, las actitudes o las experiencias negativas de los demás.

TU FELICIDAD

Muchas veces tenemos todo lo que en realidad necesitamos para sentirnos bien y a gusto con la vida, pero no somos capaces de reconocerlo. Pareciera que tener una larga lista de cosas que deseamos adquirir o poseer nos impide ver todos los aspectos positivos con los que contamos. Generalmente tenemos nuestra atención fija en lo que deseamos alcanzar con la intención de completar nuestro bienestar. Exageramos y comenzamos a perseguir nuestros objetivos obsesivamente, sin darnos cuenta de que en esa especie de carrera alocada se nos pasan los días y se nos acorta la vida.

Perdemos la posibilidad de disfrutar, nos agotamos, nos sentimos vacíos y frustrados al no poder conseguir nuestras metas materiales. ¿Te has preguntado alguna vez si lo que buscas con tanta desesperación va a mejorar realmente tu condición de vida o la de los tuyos? Porque pudiera ser que estés atrapado en la búsqueda de la nada, mientras se desvanecen tus relaciones personales y los afectos familiares. La ambición desmedida, las metas equivocadas, pueden llevarte a perder todos esos tesoros esenciales que están ahí, a tu lado, sin que te des cuenta.
Hay una frase popular que dice: "Nadie sabe el valor de lo que tiene hasta que lo pierde". Recordemos que en la posibilidad de simplificar nuestra lista de necesidades se esconde la probabilidad de sentirnos plenos y realizados más fácilmente. La costumbre muchas veces atenta contra nuestra capacidad de observar y resaltar la belleza, la utilidad, lo positivo y lo extraordinario que resultan algunos elementos presentes en lo cotidiano.

Si descubres qué quieres cambiar incluye estos aspectos positivos en tu vida:

*Todo lo que somos es el resultado de nuestros pensamientos-Budha.

*Revisa uno a uno tus objetivos de vida y analiza objetivamente si en verdad son necesarios para tu felicidad.

*Haz una lista con las cosas que verdaderamente deseas alcanzar.

*Pregúntate y escribe qué puedes hacer para conseguirlas.

*No te desesperes y mantente entusiasta y perseverante en tu empeño.

*Establece un equilibrio entre el tiempo que vas a invertir en la consecución de tus metas materiales y el tiempo para disfrutar de tu crecimiento personal, de tu familia y amigos.

*Que el esfuerzo por conseguir tu meta no te impida disfrutar de todo lo que te ofrece la vida cada día.

LA MEDIOCRIDAD COMO ENFERMEDAD

Hay muchas personas que se conforman con hacer el mínimo que se les pide, sin atreverse a ir más allá con la intención de aportar y mostrar excelencia y pasión en su trabajo. Queremos tenerlo todo sin hacer esfuerzo alguno: Riqueza, amor, salud, figura… Y además, rápido, fácil y sin riesgo. Tenemos que recuperar la conciencia, de que sólo a través del esfuerzo (trabajo y voluntad) podemos alcanzar las metas cualesquiera que ellas sean. El fracaso tiene mil excusas y el éxito no requiere explicación. El mediocre siempre está buscando una justificación para su fracaso y para asumir el papel de víctima. Evitemos decir: "Ese no es mi problema" o "A mí no me pagan para hacer eso". Digamos: "¿Qué puedo hacer para resolverlo?", "Yo me encargo, yo puedo hacerlo".
Aprendamos a ver una oportunidad donde antes sólo veíamos un problema. Pensemos: "Es difícil, pero se puede hacer", y no: "Se podría hacer, pero es muy difícil". Hay una gran diferencia. Algunas de las características básicas de las personas exitosas son: No suponer, siempre ir un poco más allá y realizar su trabajo con excelencia, hacer más de lo que le pagan por hacer, ser perseverantes, comprometidos y responsables. Esto los convierte en personas triunfadoras. Vive la diferencia, entrega siempre lo mejor de ti sin límites y con entusiasmo. Recorrer un kilómetro más es un privilegio y deberás hacerlo por iniciativa propia, no lo evites, pues si lo haces la responsabilidad de tu fracaso será enteramente tuya. No seas parte de esa mayoría que siempre busca el camino fácil, el atajo, la llamada de la suerte que llegará en cualquier momento y sin tener que trabajar; porque nada se merece todo se gana.

¡NO TE DETENGAS… SIGUE ADELANTE!

Siempre da un paso más allá: Haz siempre más de lo que se te pide o se espera de ti. Busca las herramientas, el conocimiento o la forma de alcanzar tus metas. No seas conformista: Ciertamente aspirar a más sin estar preparados para disfrutarlo y sin saber si vamos a poder manejarlo puede ser equivocado, pero permanecer estancados sin atrevernos a conseguir nuestro éxito y realización personal puede ser muy frustrante. Evita suponer: Si imaginar lo que puede suceder, lo que te van a responder, o lo que vas a obtener producto de tu esfuerzo, siempre va acompañado de una imagen negativa, te sugiero que evites suponer y te asegures antes de tomar una decisión. Aplica la excelencia: Siente amor por lo que haces, cuida los detalles, reconoce el valor y la importancia de lo que estás haciendo y concéntrate siempre en hacerlo de la mejor manera.

Agradezco a todas las personas que se comunican conmigo y por sus palabras tan gratificantes. Feliz semana y mucho éxito!!!

PENSAMIENTO


"Cualquier cosa que la mente del hombre pueda concebir, puede lograrse", W. Clement Stone.

Escribe a: conductasexito@gmail.com

Blog: http://conductasexito.blogspot.com


1 comentario:

Luis dijo...

Es una maravilla contar con este material dedicado al éxito. Estoy muy emocionado de saber que toda esa sabiduría estará disponible.